18 de septiembre de 2015

Empanadillas rellenas de calabacín y champiñones


alt="empanadillas rellenas de calabacín y champiñones"


Siempre me gusta tener en la nevera un paquete de esas obleas para hacer empanadillas ya preparadas que venden en la sección de refrigerados, ya que se cocinan de seguida y consigues en un momento una cenita de lo más resultona.

Yo ésta vez las hice de calabacín con champiñones. Una combinación ideal para la cena, ya que son alimentos con muy pocas calorías. Para darle más sabor añadí también cebolla picada, unas cucharadas de pisto, un par de ajos negros y por último nueces para darle un toque crujiente.

Antes de presentaros la receta me gustaría hablaros de un ingrediente que descubrí hace poco, el ajo negro.


Como sabéis el “ajo normal” tiene muchísimas propiedades terapéuticas. Es un alimento anticancerígeno, antibacteriano, antivírico y antifúngico. Pues bien, el otro día en el supermercado vi un paquete de “Ajo negro ecológico” y después de leer la etiqueta, no me pude resistir a echarlo al carro.

Según indicaba en el envoltorio, el ajo negro sufre un proceso de fermentación que provoca un mayor incremento en sus propiedades, haciéndolo poseedor de altísimos niveles de antioxidantes, entre ocho y diez veces más que el ajo fresco, aminoácidos esenciales y de textura suave y tierna, con un sabor con matices a ajo horneado, regaliz y mora confitada.

Como comprenderéis, debido a mi falta de medios no me veo capacitada para comprobar esa superioridad en las propiedades, aunque sí que os puedo decir que sabe igual de fuerte que el ajo de siempre y que el sabor a mora aún no lo he encontrado por ningún sitio. Pese a esto, os ánimo a probarlo y que me contéis vuestras experiencias.

Ahora si, después de este inciso, sigamos con la receta…


EMPANADILLAS RELLENAS DE CALABACÍN Y CHAMPIÑONES



Ingredientes para 16 empanadillas:


1    paquete de obleas para empanadillas
1    calabacín
1    cebolla
1    lata de champiñones
2    ajos
7    nueces
Sal, pimienta, cúrcuma y jengibre.



Preparación:


En primer lugar, cortamos la cebolla y los ajos en pedacitos pequeños y ponemos a sofreír en una sartén con dos cucharadas de aceite.

Una vez la cebolla esté dorada, podemos incorporar los champiñones. Seguidamente cortaremos el calabacín y lo incorporaremos a la mezcla una vez que veamos que los champiñones están prácticamente cocinados.  Removemos bien.

Cuando el calabacín esté hecho añadiremos tres o cuatro cucharadas de salsa de pisto, o en su defecto tomate frito, una cucharadita de cúrcuma, otra de jengibre y volveremos a remover para que se integren bien todos los ingredientes. Cocinaremos durante un par de minutos más y ya podremos apagar e incorporar las nueces picaditas.

Cuando la mezcla haya enfriado empezaremos a montar las empanadillas. Pondremos aproximadamente una cucharada de la mezcla en el centro de la empanadilla y doblaremos, sellando los bordes con la ayuda de un tenedor.

Cuando tengamos todas las empanadillas listas las introduciremos en el horno previamente calentado a 200 grados durante 12 minutos.

Y aquí las tenéis. Un plato rápido, fácil y sano que acompañado de una crema de verduras forma una cena perfecta. ¡Qué lo disfrutéis!


No hay comentarios:

Publicar un comentario