30 de septiembre de 2015

Palitos de berenjena crujientes con miel


alt="palitos de berenjena crujientes con miel"


Si buscáis un sustituto a las patatas fritas, aquí tenéis la mejor opción. Y es que la receta de hoy es una receta muy sencilla, pero ya veréis que muy sabrosa y saludable.

Se trata de unos palitos crujientes de berenjena. Sí, ya sé que no he descubierto nada nuevo, pero con esta versión conseguiréis que sean aún más saludables, ya que en vez de estar fritos los haremos en el horno, y gracias a la cerveza, conseguiremos que la berenjena no absorba tanto aceite y quede súper jugosa por dentro.


Por si debo convenceros un poco más os mencionaré algunas de las propiedades de la berenjena. Esta verdura posee propiedades antioxidantes, por los flavonoides que se encuentran en su piel, propiedades diuréticas, estimulando así la actividad renal y depurativas, al poseer grandes cantidades de fibra.

Además la berenjena contiene vitamina A, B1, B2, C y E, y es muy rica en minerales como el potasio, calcio, magnesio, hierro y fósforo, además de algunos otros componentes como el ácido fólico, fibra y carbohidratos.

Bueno ahora sí que creo que he conseguido convenceros, así que a continuación tenéis la receta.


PALITOS CRUJIENTES DE BERENJENA



Ingredientes:


1          berenjena 
1          lata de cerveza
4 cuch. harina de garbanzo
Sal, pimienta y aceite.
Miel para decorar.


Preparación:


En primer lugar trocearemos en palitos de entre medio y un centímetro de grosor la berenjena. Salpimentaremos y los dejaremos reposar en un recipiente con cerveza durante 20 minutos.

Éste es un buen momento para encender el horno y que empiece a precalentar a 210 grados.

Una vez pasados los 20 minutos, sacaremos los palitos y los dejamos escurrir sobre un paño de cocina limpio o papel absorbente. Una vez estén secos los rebozaremos con la harina de garbanzos procurando agitarlos un poco para quitar la harina sobrante.

Forraremos una bandeja de horno con papel vegetal y untaremos con aceite en espray la superficie. Seguidamente dispondremos los palitos en la bandeja y los rociarlos también por encima con el aceite.

Pondremos la bandeja en el horno a 210 grados y dejaremos los palitos que se cocinen durante aproximadamente 25 minutos. El objetivo es que queden bien crujientes por fuera pero jugosos por dentro, así que incluso podéis probar a cocinarlas con el grill puesto.

Por último, podéis servirlos rociados con un poquito de miel y veréis que delicia. ¡Espero que os gusten tanto como a mí!


No hay comentarios:

Publicar un comentario