2 de octubre de 2015

Tortilla de patatas con espinacas muppie-vegana


alt="tortilla de patatas con espinacas vegana"

Lo reconozco, yo soy de antojos. Eso se es o no se es, y sólo quien lo es lo sabe bien. Pues bien, hoy tenía antojo de tortilla. Así que me puse a pensar cómo podía hacerla lo más light y saludable posible. A continuación os explico las conclusiones a las cuales llegué.

En primer lugar pensé que podría hacerla también con alguna verdura, así que eché mano de un bloque de espinacas que tenía por el congelador. Como ya sabéis, lo que hace más calórica la tortilla es en la abundante cantidad de aceite en que se fríen las patatas. Así que cambié esto por hacerlas en el microondas con muy poquito aceite. Por último, ésta semana ya habíamos comido huevos y no me apetecía repetir, así que decidí sustituirlos  por la combinación ya utilizada en dietas veganas de harina de garbanzo y agua.


Mi consejo es que si os gustan las tortillas muy hechas, la combinación no-huevo puede ser una buena opción. Si no es así, y os gustan más jugosas posiblemente notaréis más diferencia con la tortilla tradicional, aunque os animo a probarla.



TORTILLA DE PATATAS CON ESPINACAS



Ingredientes:


1          patata grande
1          cebolla mediana
250 gr. espinacas

Para el no-huevo:

4 cdas. harina de garbanzo
½ vaso agua
1 cdita. levadura
1 cdita. cúrcuma
2 cdas. vinagre

Aceite, pimienta y sal.



Preparación:


En primer lugar, cortaremos las patatas en láminas finas y las pondremos en un recipiente apto para microonda junto con un poco de aceite y sal. Mezclaremos bien para que queden bien impregnadas y las cocinaremos en el microondas entre 7 y 8 minutos, parando a la mitad del proceso para remover.

Mientras tanto, pondremos a sofreír la cebolla en una sartén con dos cucharadas de aceite. Cuando la cebolla ya esté casi transparente incorporaremos las patatas ya cocidas para darles así un toque más crujiente.

En cuanto a las espinacas, yo las tenía congeladas, así que las cociné previamente en el microondas antes de incorporarlas a la sartén con las patatas. En mi caso fueron 7 minutos a potencia alta parando a mitad para remover.

Una vez tenemos las espinacas listas las incorporaremos a la sartén con los demás ingredientes e iremos removiendo para que se mezclen bien y no se nos peguen.

Ahora llega el momento de preparar el no-huevo. No os asustéis, es muy sencillo.

En primer lugar pondremos en un recipiente 4 cucharadas de harina de garbanzos. Seguidamente iremos vertiendo agua poco a poco, removiendo enérgicamente para que no quede ningún grumo, hasta que obtengamos una textura parecida al huevo. Por último, añadiremos a la mezcla dos cucharadas de vinagre, en mi caso de arroz, para quitar el gusto a garbanzos y una pizca de sal y cúrcuma. Opcionalmente también podemos añadir una cucharadita de levadura para que nos quede la tortilla más esponjosa.

Una vez tenemos la mezcla del no-huevo, incorporaremos a este recipiente la mezcla de patatas y espinacas que habíamos cocinado previamente y removeremos.

Ya para acabar, preparamos una sartén antiadherente con un poco de aceite y verteremos la mezcla, dejándola que se cocine a fuego lento de 7-8 minutos por cada lado.



Et Voila! Bon appetit!



No hay comentarios:

Publicar un comentario