22 de febrero de 2016

Schwäbische Schupfnudeln (receta base)


alt="schwäbische schupfnudeln"


Esta semana os traigo una receta alemana y que me encanta, no sólo por lo fácil que se prepara, sino también por la cantidad de posibilidades a la hora de cocinarla, ya que la podemos comer como plato principal, como acompañamiento e incluso como postre.


La aprendí en casa de mi amiga Stefanie, con quien quedaba a menudo mientras estuve en Alemania y hacía los conocidos “Tándem” o intercambio de idiomas, una genial forma de mejorar el idioma y sobretodo conocer la cultura y gente del país.

Los Schupfnudeln son una especie de fideos de patata típicos del sur de Alemania, en concreto ella me enseñó la receta de su zona, los llamados “Schwäbische Schupfnudeln”.

Éstos se hacen a partir de una masa muy similar a la de los gnocchis, ya que la base es la misma, harina y patata, aunque con una forma distinta. De igual manera, se deben hervir, aunque a diferencia de los anteriores antes de servirlos se saltean unos minutos en mantequilla o aceite hasta que tengan un tono dorado.  

Sin más os dejo con la receta base y estar atentos porque esta semana os daré dos ideas para prepararlos. ¡Espero que os gusten!


SCHWÄBISCHE SCHUPFNUDELN (receta base):



Ingredientes:


400 gr. Patatas
120 gr. Harina (aproximadamente)
1          Yema de huevo
Sal, nuez moscada


Preparación:


El día de antes coceremos las patatas sin pelarlas en agua y sal durante unos 25-30 minutos. Una vez frías las pelaremos y haremos puré con ellas como mejor nos vaya, rayándolas con un rallador o simplemente chafándolas bien con un tenedor.


Ya al día siguiente incorporaremos el huevo, la sal, la nuez moscada e iremos añadiendo harina hasta que la masa deje de estar pegajosa.



Una vez hayamos obtenido una masa compacta y fácil de manipular, la iremos trabajando hasta formar un rollo o churro grueso (tipo baguette).

Seguidamente cortaremos el rollo en pedazos de más o menos un dedo de grosor y amasando con las manos formaremos el “schupfnudel” o para que nos entendamos, un fideo grueso de unos 4-5 cm. de largo por 0,5-1 cm. de grosor.



Para cocinarlos los introduciremos por tandas en agua hirviendo (6-8 a la vez) y esperaremos a que suban a la superficie (suben de seguida). En este momento los sacaremos con la ayuda de una espumadera y dejaremos secar en un colador o paño limpio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario