2 de enero de 2017

Roscón de Reyes - vegano -


¡¡Feliz año a todos/as!!

Espero que hayáis tenido una muy buena entrada de año y os deseo de corazón lo mejor para este 2017.

No sé vosotros pero yo tengo algunas manías o rituales que para éstas fechas siempre me gusta cumplir. Uno de ellos es acabar el año con todo limpio, ordenado y a poder ser sin ninguna cuenta pendiente. Para mí es un modo de empezar un nuevo capítulo.

Una vez entrado el año también me gusta marcarme unos propósitos, por escrito por supuesto, para tenerlos presentes durante todo el año. Si decidís hacerlos, es importante que sean metas posibles y claras, que te ayuden a saber dónde estás y a enfocarte hacia dónde quieres ir.

Conviene eso sí durante el año revisarlos, trazar un plan para conseguirlos, si es que siguen siendo importantes para nosotros y sino modificarlos. Para mí son de gran ayuda, puesto que además una vez que las consigues ya verás cómo tú satisfacción, orgullo y confianza personal aumentan.

Dicho esto y haciendo un punto y a parte, paso a comentaros la receta.

Debo reconocer que es la primera vez que hacía el roscón de Reyes. Siempre que hago alguna receta nueva me gusta investigar y conocer diferentes recetas. Después de leer varias, encontré una de “Bilyrecetas” que me llamó mucho la atención y decidí cogerla como base para elaborar mi roscón.

Nunca había leído que la masa madre se dejara reposar en agua y decidí probar a ver qué tal. El resultado ha sido perfecto, además de ser un ahorro de tiempo considerable, así que os animo a probarlo.

Por lo demás ya veréis que es una receta muy sencilla. A lo único que tendremos que prestarle más atención es al amasado. Si tenéis amasadora eléctrica no será ningún problema, aunque sino, más os conviene armaros de paciencia, ya que tened presente que cuánto mejor sea el amasado mejor será el resultado.


ROSCÓN DE REYES - VEGANO -


Ingredientes: 

Para la masa madre:

70 ml.  Leche vegetal tibia
10 gr.   Levadura fresca de panadero
1 cd.     Azúcar
130 gr. Harina de fuerza

Para la masa principal:

60 ml.  Leche tibia
20 gr.   Levadura fresca
450 gr. Harina de fuerza
1          Pizca de sal
1          Naranja (zumo y ralladura)
1          Limón (sólo ralladura)
120 gr. Azúcar
70 gr.   Margarina en pomada
3 cds.   Agua de azahar

Para la decoración y el relleno:

Leche vegetal para pintar, frutas confitadas, almendras fileteadas, azúcar humedecida con agua, nata vegetal para montar.


Preparación:


1 Para hacer la masa madre desharemos la levadura en la leche tibia con el azúcar e iremos incorporando la harina tamizada poco a poco.

2 Amasaremos hasta formar una bola lisa y la introduciremos en un bol con agua tibia hasta que flote.


3 A continuación prepararemos la masa principal, para ello empezaremos tamizando la harina. Seguidamente desharemos la levadura en la leche tibia e incorporaremos a la harina.

4 Añadiremos ahora la bola de masa madre desmenuzada y el resto de ingredientes, la margarina, la ralladura de limón y de naranja, el zumo de naranja, el azúcar, el agua de azahar y una pizca de sal.

5 Mezclaremos bien todos los ingredientes. Al principio puede parecer complicado pero con dedicación y paciencia conseguiremos obtener una masa lisa y muy elástica.


6 Aceitamos un bol e introducimos en el la masa, tapamos con un año húmedo y la dejamos en un lugar caliente para que leve durante un par de horas. (Podéis calentar el horno a 30 grados, apagarlo e introducir en él la masa.)

7 Después del primer levado, en dónde la masa habrá duplicado como mínimo su tamaño, volveremos a trabajarla brevemente y la dividiremos en dos partes, puesto que estas cantidades dan para dos roscos medianos.


8 Daremos forma de rosco a cada parte haciendo un agujero en el medio y estirando con delicadeza. Colocaremos un aro o recipiente aceitado en el centro, puesto que la masa volverá a crecer y la dejamos levar por segunda vez durante un par de horas más.

9 A continuación pintaremos el rosco con un poco de leche tibia, y decoraremos a nuestro gusto.

10 Precalentaremos el horno a 180 grados, introducimos el roscón, bajamos la temperatura a 170 grados y horneremos durante 18-20 minutos.

11 Por último esperaremos a que esté frio, cortaremos por la mitad y rellenaremos a nuestro gusto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario